sábado, 13 de agosto de 2016

El desastre de Annual

- Pues vas muy desorientado. Desde lo de Abarrán el mes pasado todo ha ido a peor y muy deprisa. Los moros se han crecido. ¡Ahí es nada!, recuperaron la posición en unas horas y se quedaron con una batería de montaña completa. Ahora tienen cañones. Las tropas indígenas que había allí se pasaron en masa al enemigo y esto no ha hecho más que empezar. He oído que en unos días Abdelkrim ha multiplicado por cuatro sus fuerzas. Dicen que ya cuenta con doce mil guerreros y se le siguen agregando otras tribus. Silvestre no hace más que pedir refuerzos pero aquí no viene nadie, y eso que el General es amigo del Rey desde hace tiempo. He oído que hace unos días, cuando estábamos avanzando sin contratiempos, el monarca le envió un telegrama en el que escribió: “¡Olé los hombres!, el veinticinco te espero”.
- ¿El veinticinco?
- Sí, el veinticinco de julio, día de Santiago. Santiago matamoros nada menos, ¿no está bien pillado? El Rey quiere que el día de Santiago matamoros lleguemos a Alhucemas y se acabe la guerra. Caprichitos que tienen algunos. Por eso tantas prisas, para complacer al Rey. El General va perdiendo el culo y nosotros pagamos las consecuencias. ¡El día veinticinco nada menos!, así, sin más -dijo chascando los dedos-. Con las ansias por cumplir ese plazo ha metido a las tropas en un agujero y ahora a ver cómo salimos de allí. Para colmo nos llevan a nosotros para solucionarlo. ¡Fíjate la pinta que tenemos!, esto no tiene ni pies ni cabeza. Lo que hace falta son refuerzos de verdad, gente que sepa pelear. 
- ¿Pero quién va a venir? -dije yo-, en el oeste, cerca de Tánger, las tropas están ocupadas en atrapar a Raisuni, al que tienen ya cercado. No creo que allí sobre nadie.
- ¡Pues que las traigan de la península! Yo no sé de dónde las van a sacar, pero a nosotros nos han jodido bien. Ya os digo que lo que pude escuchar ayer pone los pelos de punta. Si hubiera podido me habría ido para España, aunque fuera nadando.
El ambiente que se respiraba era de pesimismo y temor. Todos eran muy jóvenes y sin ninguna experiencia en el combate. La mayoría permanecía en silencio, cabizbajos y fumando sin cesar. Yo iba sentado en el extremo posterior de la camioneta y en cuanto aparecieron los primeros rayos pude contemplar el paisaje por el que transitábamos a través de la polvareda que levantaba el vehículo. Lo que se mostraba a mis ojos era un terreno árido y de tonos mortecinos, mucho más seco que los montes que yo acostumbraba a recorrer en la Yebala. De vez en cuando una pequeña choza en una ladera, otra más arriba rodeada de chumberas, un escuálido rebaño de cabras, una mora que nos contemplaba pasar bajo su gran sombrero de paja, alguna higuera solitaria, retama baja y reseca. Y un horizonte de piedra.
Y sobre todo ello, el sol, el sol que ya abrasaba la lona del camión y resecaba el garguero a esa hora tan temprana.

Cuando nos íbamos aproximándonos a nuestro destino empezaron a sonar disparos, los temidos pacos. Paac…coo, y después otro, paac…coo. Y otro. Aislados, desperdigados, a modo de tétrico saludo. Al avanzar un poco más se intensificó el tiroteo y rápidamente se convirtió en un poderoso estruendo. Alguien dijo que se estaba librando un combate en toda regla en las proximidades del blocao de Igueriben, a la derecha de nuestro camino.

Fragnento de "Me quedé en Tánger", novela que transcurre en el norte de Marruecos en el siglo XX.
Disponible en Amazon en digital y papel.


ME QUEDÉ EN TÁNGER (Spanish Edition)